DIY – Bálsamo desmaquillante casero

Hola a tod@s!

Hacía tiempo que me venía rondando por la cabeza el hacer mi propio desmaquillante, así que, después de muchas pruebas, vengo con este tutorial para que vosotras también podáis hacerlo en casa. He optado por el formato de bálsamo porque es de mis texturas favoritas y, a mi modo de ver, de las más eficaces a la hora de retirar el maquillaje. Y sin más preámbulos os dejo con el tutorial sobre cómo hacer un bálsamo desmaquillante casero, ¡espero que os guste!






La composición de este bálsamo desmaquillante es 100% natural, ya que me parece que, de hacer algo en casa, mejor que sea lo más natural y respetuoso con la piel posible. A continuación os dejo el listado completo de ingredientes:

☆ 80 gramos de manteca de cacao.
☆ 40 gr de aceite de oliva.
☆ 10 gramos de aceite de jojoba.
☆ 25 gramos de cera de abejas.
☆ Dos gotas de aceite esencial de árbol del té.
☆ Dos gotas de aceite esencial de menta.
☆ Dos gotas de aceite esencial de neem.
☆ Una cucharadita de ácido ascórbico o vitamina E.

La base de este bálsamo va a ser una combinación de mantecas, aceites y ceras, en mi caso he optado por manteca de cacao, porque me gusta su aroma, aceite de oliva, porque es conocido por ser buen desmaquillante y aceite de jojoba, porque es perfecto para pieles mixtas o grasas como la mía. Podéis cambiar estos ingredientes por otros que sean más acordes a vuestros gustos o tipo de piel, como manteca de karité, manteca de mango, aceite de coco, aceite de aguacate, aceite de ricino, etc, las posibilidades son infinitas. La cera de abejas ayuda a darle consistencia, yo he usado cera virgen, pero podéis usar cera alba, cera de soja o lanette, es cuestión de gustos.

Lo mismo ocurre con los aceites esenciales, los podéis cambiar en función de vuestros gustos y necesidades. En mi caso he optado por aceite esencial de árbol del té y de menta porque ambos tienen propiedades antibacterianas y me van bien para mi piel con tendencia acnéica, luego he puesto también aceite de neem, de gran poder hidratante, un poco para compensar. Vosotras podéis optar por los que más os gusten, como el de lavanda o manzanilla si tenéis la piel sensible, o el de palo de rosa si queréis aportar activos antiedad.

diy-balsamo-desmaquillante-ingredientes eltocadordevero

La forma de fabricarlo también es muy sencilla, lo primero que haremos será poner un cazo con agua al fuego sin que llegue a hervir y, después, introducir en el cazo un frasco donde queramos guardar nuestro bálsamo. Añadimos la manteca de cacao y la revolvemos para que se vaya fundiendo, a continuación añadimos los aceites de oliva y jojoba y, por último, la cera de abejas, que tardará más en fundirse.

Cuando todos los ingredientes se hayan disuelto, apagamos el fuego y añadimos los aceites esenciales elegidos y una cucharadita de ácido ascórbico o vitamina E. Si no tenéis a mano esto último no os preocupéis, el ácido ascórbico o la vitamina E actúan como conservantes, pero dado que nuestra mezcla es rica en aceites tampoco es un paso esencial ya que se conservaría bien hasta 3 meses.

Ahora ya solo queda esperar a que solidifique, lo dejamos reposar con la tapa abierta un par de horas hasta que el bálsamo adquiera una textura mucho más densa y se haya enfriado por completo. Para usarlo, lo mejor es aplicarlo con un suave masaje por la cara, insistiendo en las zonas más conflictivas, como ojos y boca, para después retirarlo con ayuda de una muselina empapada en agua caliente. Es útil la muselina porque al ser un bálsamo graso, ayuda a retirar los restos mejor, igualmente, como fan de la doble limpieza, os aconsejo pasar después un limpiador jabonoso con el que completar la rutina de limpieza y desmaquillado.

diy-balsamo-desmaquillante eltocadordevero

Este bálsamo desmaquillante os recordará a otros más conocidos, como el de Eve Lom, por su textura y aroma, con la ventaja de que sus ingredientes son 100% naturales y sale mucho más económico que el de la firma americana. Si no encontráis en vuestra ciudad una botica o herbolario que venda este tipo de ingredientes, os recomiendo que le echéis un vistazo a las tiendas Gran Velada y Jabonarium, donde encontraréis éstos y otros tantos ingredientes con los que fabricar vuestra propia cosmética casera.

¡Espero que esta entrada os haya gustado y os animéis a probar a fabricar vuestro propio bálsamo desmaquillante!

Un beso


¡Si te gusta mi blog sígueme en las redes sociales y no te pierdas nada!

Quizás también te interese……

Jabón exfoliante de avena (DIY)

DIY – Exfoliante corporal cítrico

DIY – Bálsamo Reparador Labial Casero

Anuncios

Propiedades y beneficios del aceite de árbol del té

Hola a tod@s!

Siempre he defendido la eficacia de los productos naturales para tratar afecciones de todo tipo, ya que la naturaleza es sabia y nos provee de materias que conjugan perfectamente con nuestro organismo, mejorando dolencias, calmando molestias y curando enfermedades.






Uno de los productos naturales que más me gusta debido a su versatilidad es el aceite de árbol del té, así que hoy voy a contaros todas las propiedades que posee este aceite y los beneficios que proporciona al organismo, así como sus múltiples usos y aplicaciones.

El aceite de árbol del té se extrae del denominado Melaleuca alternifolia, un arbusto originario de Australia. Las propiedades que se le otorgan son, principalmente, antibacterianas y antifungicas, por lo que es eficaz para eliminar todo tipo de bacterias y hongos.

portada aceite arbol te eltocadordevero

En mi caso, descubrí el aceite de árbol del té en mi incansable búsqueda de un remedio eficaz para el acné. Al ser antibacteriano es un remedio natural muy eficaz con el que luchar contra esta bacteria, aunque como en todo remedio natural, hay que ser muy constantes. Los usos que tiene el aceite de árbol del té para luchar contra el acné son muy variados:

– Se puede aplicar una gota con la ayuda de un bastoncillo en el grano infectado para curarlo, en cuestión de un día o dos el granito se seca por completo.
– Si lo diluimos en algún aceite base, como por ejemplo el de jojoba (el mejor para piel grasa), en la proporción de 5 gotas de aceite de árbol del té por cada 15 ml de aceite base, lo podemos usar a modo de sérum de doble acción: hidratante y antibacteriano.
– Si la mezcla anterior la juntamos con arcilla verde, habremos conseguido una excelente mascarilla limpiadora casera, perfecta para pieles problemáticas o con exceso de grasa.
– Si lo diluimos con algún hidrolato (el de hamamelis o el de lavanda van bien en pieles problemáticas) obtendremos un excelente tónico facial con propiedades calmantes, astringentes y antibacterianas.

aceite arbol te now foods iherb

Si tienes el pelo graso, el aceite de árbol del té se puede utilizar mezclado con tu champú habitual para darle un plus de limpieza al cuero cabelludo. Yo lo que hago es echar una o dos gotitas de aceite de árbol del té en mi mano, lo mezclo con la cantidad de champú que vaya a usar para enjabonarme el pelo y lo aplico insistiendo en las raíces. Se deja reposar uno o dos minutos y después se aclara con agua templada, el pelo quedará perfectamente limpio y el cuero cabelludo purificado.

Si por el contrario tenemos el cuero cabelludo más sucio de lo habitual o lo notamos más intoxicado que de costumbre, podemos optar por preparar una mascarilla capilar pre-lavado para eliminar los residuos. Para ello mezclaremos el aceite de árbol del té con el gel de aloe vera en la misma proporción que os indicaba más arriba (5 gotas de aceite de árbol del té por cada 15 ml de aloe vera), lo aplicamos sobre el cuero cabelludo con un ligero masaje y lo dejamos reposar media hora antes de lavarlo. Con esto conseguiremos limpiar, equilibrar y eliminar excesos de grasa y células muertas, por lo que además de ser perfecto para cueros cabelludos grasos, también es un remedio que pueden utilizar las personas que tengan problemas de caspa o dermatitis seborreica.

aloe-vera-aceite-arbol-te-mascarilla-prelavado eltocadordevero

También podemos utilizar este aceite para curar las infecciones por hongos de las uñas, aplicándolo directamente en la zona afectada; como enjuague bucal para el mal aliento, inflamación de encías o las aftas, diluyendo tres o cuatro gotitas del aceite de árbol del té en una taza de agua templada y haciendo enjuagues dos o tres veces al día; para calmar el picor causado por las picaduras de insectos, aplicándolo directamente sobre la picadura o diluido en aceite base si tenemos la piel muy sensible; y, en general, para tratar casi cualquier infección y erupción de la piel, diluyendo unas gotas de aceite de árbol del té en aceite base, o incluso para higienizar nuestra ropa personal o de casa, añadiendo unas gotitas de este aceite junto con el detergente de la lavadora.

El aceite de árbol del té lo podéis encontrar en cualquier herbolario o botica de vuestra zona; el que yo utilizo es el aceite de árbol del te de Now Foods, que se encuentra a la venta en la web de Iherb por 5,80 euros los 30 ml y que, personalmente, es uno de mis preferidos por ser 100% puro y natural.

Y vosotr@s, ¿Conocíais las propiedades del aceite de árbol del té? ¿Para que lo utilizáis?

Un beso


¡Si te gusta mi blog sígueme en las redes sociales y no te pierdas nada!

Quizás también te interese……

Como hacer jabón casero – Jabón exfoliante de avena (DIY)

Gel Capsicum de Terpenic Labs

Descubriendo Notaliv, cosmética natural

Como hacer jabón casero – Jabón exfoliante de avena (DIY)

Hola a tod@s!

Hace aproximadamente un año os enseñaba en esta entrada como aprender a fabricar vuestro propio jabón casero con el proceso en caliente, un método que permitía utilizar el jabón a las veinticuatro horas de su fabricación. Lo cierto es que fue una entrada que gustó mucho en su día y uno de los vídeos (click aquí) con más visitas, superando a día de hoy las 9.000 visualizaciones. Es por ello que hoy os traigo otra receta de jabón casero, un poco más elaborado que la primera, que estoy segura de que os encantará: vamos a aprender a preparar un jabón exfoliante de avena.

portada-diy-jabon-exfoliante-avena eltocadordevero

Los jabones caseros tienen la ventaja de ser totalmente naturales y hechos a la medida de nuestras necesidades, además de ser una actividad la mar de divertida. Para hacer jabón debemos mezclar tres ingredientes base, una grasa (aceite o manteca), agua destilada y sosa cáustica. Al mezclarlos se produce una reacción conocida como saponificación, convirtiendo estos tres ingredientes en un jabón. El proceso en caliente nos permite acelerar el proceso de saponificación y, en lugar de tener que esperar mínimo un mes, podemos usarlos a las veinticuatro horas de fabricarlos, siendo totalmente seguros para la piel.

Mucha gente me pregunta acerca de las proporciones de los ingredientes y yo siempre respondo que lo mejor es usar la calculadora de Mendrulandia, ya que nos permite conocer como quedará nuestro jabón y saber qué cantidades debemos usar de cada ingrediente. Si os interesa el mundo del jabón casero, también os recomiendo que visitéis su foro, donde encontraréis mucha información útil al respecto y una comunidad encantadora.

El jabón que vamos a preparar hoy es un jabón exfoliante hecho a base de una mezcla de aceites y mantecas naturales de gran poder hidratante y un ingrediente exfoliante natural y fácil de encontrar, el salvado de avena. El jabón resultante exfoliará suave pero eficazmente el cuerpo, dejando a su vez la piel hidratada y suavizada.

INGREDIENTES

Los ingredientes de los jabones siempre se medirán en gramos, ya que un litro de aceite pesa menos que un kilo de ese mismo aceite. Para este jabón vamos a utilizar un cóctel de aceites y mantecas de propiedades nutritivas e hidratantes para así compensar su acción exfoliante:

– 156 gr. de aceite de oliva.
– 156 gr. de aceite de almendras.
– 235 gr. de aceite de coco.
– 47 gr. de manteca de cacao.
– 47 gr. de cera de abejas.
– 31 gr. de aceite de girasol.
– 91,8 gr. de sosa cáustica.
– 236 gr de agua destilada.

Las proporciones que os doy las he calculado con la calculadora de Mendrulandia para hacer un kilo de jabón. Si queréis cambiar alguno de los ingredientes tendréis que volver a calcular la proporción de agua y sosa con esta calculadora, ya que los índices de saponificación varían de un ingrediente a otro y el jabón podría saliros mal.

jabon-exfoliante-avena eltocadordevero

¿COMO SE PREPARA JABÓN CASERO CON EL PROCESO EN CALIENTE?

1.- Mezclamos la sosa con el agua, para lo que iremos echando en el recipiente del agua la sosa, poco a poco y nunca al revés, porque podría salpicar y quemarnos la piel. Se remueve con mucho cuidado y se deja reposar hasta que la sosa se haya disuelto totalmente en el agua. Tened cuidado en este punto, porque la sosa eleva la temperatura del agua y podríais quemaros.

2.- En un recipiente al baño maría introducimos las grasas que vayan a formar parte de nuestro jabón y dejamos que se derritan y se fundan entre si. En este caso mezclaremos el aceite de oliva, el aceite de girasol, el aceite de coco, el aceite de almendras dulces, la manteca de cacao y la cera de abejas.

3.- Cuando nuestra mezcla de aceites y mantecas se haya derretido, verteremos la mezcla de sosa y agua reposada sobre ella y empezamos a batirlo con una batidora hasta que llega un punto que se conoce como “punto de traza”, que es cuando la mezcla espesa y se vuelve opaca, adquiriendo una consistencia parecida a las natillas. En este momento se puede dejar un rastro en la superficie (parecido a cuando montamos claras) y será el indicativo de que ya ha llegado al conocido punto de traza.

4.- Paramos de batir el jabón y lo dejamos reposar al baño maría con el fuego al máximo, esperando que llegue la “fase volcán”, que es cuando el jabón entra en erupción, creciendo y adquiriendo una apariencia parecida a la de la compota de manzanas. Cuando llegue este punto significa que se está produciendo la reacción de saponificación, es decir, que nuestra mezcla se está convirtiendo en un jabón. En este momento, volvemos a batir la mezcla y podemos dejar que la “fase volcán” se repita una vez más para asegurarnos de que ha saponificado correctamente (aunque no es obligatorio).

5.- En este punto podemos añadir cualquier colorante, aceite esencial (en la proporción de 10 gotas por cada 100 gr), aroma o ingrediente extra, por lo que en este caso añadiremos la taza de salvado de avena, batiéndolo bien y, a continuación, lo retiramos del fuego.

6.- Trasladamos nuestro jabón a un molde previamente engrasado con aceite y lo dejamos reposar hasta el día siguiente, que será cuando lo desmoldemos y lo cortemos al gusto. Debéis esperar 24 horas para poder usar el jabón y, aunque suene a guarrada, para comprobar si su PH es adecuado para la piel, tenéis que tocarlo con la punta de la lengua. Si no pica, ya tenemos el jabón listo para ser usado y con un PH adecuado para nuestra piel.

Pero como una imagen vale más que mil palabras, os dejo con el vídeo que he preparado sobre como preparar esta receta, ya veréis que es más sencillo que todo lo que he explicado aquí. Espero que os animéis a intentarlo:






Por último, una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de preparar un jabón:

– La sosa caústica o Hidróxido de Sodio (NaOH) es peligrosa: su contacto sobre la piel puede causarnos quemaduras, al contacto con los ojos puede causar ceguera permanente, su ingesta puede provocar úlceras y repirar sus vapores puede causar irritanciones severas del aparato respiratorio.
– La sosa caústica debe guardarse en un lugar fresco y seco, bien alejada de los niños.
– La sosa caústica es muy peligrosa (por si no había quedado claro): debemos hacer los jabones en un lugar ventilado y utilizar mascarilla y guantes por seguridad. Yo no uso guantes porque ya tengo experiencia, pero si sois novatos con el tema es obligatorio usarlos, junto con la mascarilla. Si tenéis los ojos sensibles, sería conveniente utilizar unas gafas de seguridad.
– La sosa caústica (que es peligrosa a morir) se echa sobre el agua y nunca jamás al revés, ya que podría salpicarnos y quemarnos la piel. Recordad, la sosa se echa sobre el agua y NUNCA JAMAS el agua sobre la sosa (pero nunca jamás de los jamases!).
– El agua debe estar tibia (entre 27 y 38 grados), nunca demasiado fría o demasiado caliente, ya que al mezclar la sosa con el agua, ésta eleva su temperatura, y si está muy fría o muy caliente se pueden generar vapores o salpicaduras que pueden causarnos quemaduras, irritaciones o erupciones.
– La sosa caústica es peligrosa, he dicho, y como tal debe manejarse con sumo cuidado.
– Si tienes un accidente con la sosa caústica, lava inmediatamente la zona con agua tibia y acude a un hospital.
– Los aceites debemos pesarlos en lugar de medirlos, ya que pesa menos que el volumen que ocupa. Es decir, que un litro de aceite no pesa un kilo, si no menos.

Espero que os haya gustado este tutorial y os animéis a intentarlo!

Un beso


¡Si te gusta mi blog sígueme en las redes sociales y no te pierdas nada!

Quizás también te interese……

DIY – Exfoliante corporal cítrico

DIY – Bálsamo Reparador Labial Casero

Como hacer jabón casero – Jabón de Castilla (DIY)

DIY – Exfoliante corporal cítrico

Hola a tod@s!

La exfoliación de la piel es un paso necesario y primordial si queremos ayudar a la renovación celular y que ésta se vea bonita y luminosa. Tras el largo invierno es normal que la piel presente un aspecto apagado ya que ha estado cubierta por varias capas de ropa y no le ha dado el sol, por eso al exfoliarla conseguimos que mejore el tono y su aspecto; en verano, con exfoliaciones semanales conseguimos que el bronceado sea uniforme y, además, que sea más duradero.

Hoy vamos a aprender a fabricar nuestro propio exfoliante corporal casero con ingredientes sencillos que podemos encontrar en nuestra casa. Esta vez me he decantado por crear un exfoliante corporal cítrico, ya que estos aromas me parecen perfectos para el verano por su carácter estimulante.






Para hacer el exfoliante vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

– Media taza de azúcar moreno.
– Media taza de azúcar blanco.
– 100 ml de aceite de coco.
– Aceites esenciales de naranja y pomelo (5 gotas de cada).
– Ralladura de limón al gusto.

En un bol mezclamos el azúcar normal con el azúcar moreno y, por otro lado, mezclamos el aceite de coco con los aceites esenciales de naranja y pomelo. Ya solo queda mezclarlos entre si poco a poco y, por último, añadir ralladura de limón al gusto. Podemos guardarlo en un frasco que tengamos por casa de alguna crema o, incluso, en un bote de mermelada, y ya tenemos nuestro exfoliante corporal cítrico listo para entrenar.

Si no tenéis aceite de coco podéis sustituirlo por aceite de oliva, de girasol o de almendras y lo mismo con los aceites esenciales, podéis utilizar los que más os gusten, por ejemplo, aceite esencial de lavanda, que es muy relajante, o de romero, que tiene propiedades tonificantes y reafirmantes. Lo importante es que tengáis en cuenta que los aceites esenciales están muy concentrados y siempre deben usarse diluidos en otros aceites base (coco, almendras, girasol, etc) en una proporción de 10 gotas de aceite esencial por cada 100 ml de aceite base.

exfoliante corporal citricos DIY

Lo ideal es utilizarlo una vez a la semana para eliminar bien las células muertas de la piel, insistiendo en aquellas zonas más problemáticas. Después de exfoliarnos debemos hidratar correctamente la piel para que luzca sedosa y bonita, así que podéis echar mano de aceites hidratantes, mantecas o emulsiones, según vuestras preferencias. El aceite de coco que contiene hace que la piel quede suave tras el uso del exfoliante, pero igualmente es necesario hidratarla a conciencia después de la exfoliación.

Y vosotr@s, ¿os gusta utilizar exfoliantes hechos en casa?

Un beso


¡Si te gusta mi blog sígueme en las redes sociales y no te pierdas nada!

Quizás también te interese……

Como crear bombas de baño

DIY – Bálsamo Reparador Labial Casero

Como hacer jabón casero – Jabón de Castilla (DIY)

Los beneficios del aceite de coco para el cabello

Hola a tod@s!

El aceite de coco tiene múltiples beneficios para el cabello y, sin embargo, conozco a muy poca gente que le de el valor que tiene este aceite, así que en esta entrada os voy a hablar sobre los beneficios del aceite de coco a nivel cosmético y cómo lo utilizo para cuidar mi cabello.






Hace un par de años surgió la moda de los aceites capilares y todas las marcas se lanzaron a bombardearnos con productos que prometían el oro y el moro, pero que de tratamiento capilar tenían poco. El principal problema de las marcas comerciales es que sus aceites tienen un alto contenido en siliconas, por lo que se podrían considerar más bien aceites para embellecer el cabello que productos que realmente traten la fibra capilar en profundidad.

El primer aceite capilar que utilicé para intentar sanear mi cabello fue el Aceite de Mango de Klorane, ya que su composición comulgaba más con mis principios sobre la cosmética en general. Me fue muy bien y a día de hoy lo sigo utilizando, así que os dejo la review por si os interesara leerla (click aquí).

Sin embargo, en mi búsqueda del aceite capilar perfecto, me topé con uno del que no había oído hablar hasta entonces: el aceite de coco. Principalmente empecé a comprarlo porque me gusta hacer jabones en mi tiempo libre y el aceite de coco les proporciona dureza y espuma, pero investigando entre sus propiedades cosméticas descubrí que tiene muchas cualidades interesantes.

Beneficios aceite de coco

El aceite de coco está compuesto principalmente por ácido láurico, un ácido graso que tiene gran afinidad con las proteínas del cabello; además, es un aceite de bajo peso molecular, lo que significa que, a diferencia de otros aceites, éste penetra en la fibra capilar en lugar de quedarse en la superficie. Es rico en ácidos grasos (principalmente cáprico y láurico), proteínas, vitaminas E y K, magnesio, potasio, calcio y hierro. Además, tiene una acción antifúngica, por lo que es una buena opción como tratamiento anticaspa.

El aceite de coco se encuentra normalmente en estado sólido y es a partir de los 25 grados cuando se vuelve líquido. De todas formas, con el propio calor del cuerpo, el aceite se derrite y se transforma en una manteca cómoda de aplicar. No tiene ningún olor y su color es vainilla claro, casi blanco. Por cierto, el paso de un estado a otro no altera la calidad ni la eficacia de este aceite.

BENEFICIOS DEL ACEITE DE COCO PARA EL CABELLO

Nutre y regenera: este aceite es capaz de reparar el cabello maltratado debido a su alta penetración y afinidad con la fibra capilar, rellenándola en los lugares donde ha sido maltratada, alisando las descamaciones y reteniendo su humedad, lo que se traduce en un cabello reparado, suave, sin enredos, hidratado y con más brillo.

Protege y fortalece: este aceite actúa como protector de la fibra capilar al retener la humedad y evitar que se reseque por el uso de champús, planchas y secadores o agresiones del medio ambiente. Además, gracias a su alto contenido en proteínas y nutrientes esenciales para el cabello, lo fortalece evitando que se rompa y estropee con tanta facilidad.

Trata el cuero cabelludo: gracias a su acción antifungica se considera un eficaz tratamiento anticaspa, siendo capaz de eliminar y de calmar los picores propios del cuero cabelludo con caspa, seco y/o sensible.

Hidratacion-extra-aceite-coco 2 (FILEminimizer)

¿CÓMO SE UTILIZA?

Tratamiento pre-lavado: es mi forma preferida de usarlo ya que es como más se notan sus beneficios. Basta con aplicar el aceite de coco de medios a puntas y dejarlo reposar el máximo tiempo posible para que penetre en la fibra capilar y obre su magia. Yo suelo utilizarlo por las noches y lavarlo a la mañana siguiente, así acelero el proceso de regeneración de la fibra capilar.

Acondicionador: en cabellos muy secos o rizados, se puede utilizar como acondicionador después de lavar el pelo aplicando una pequeña cantidad en las puntas, ya que facilita el desenredado y el peinado.

Protector: se puede utilizar como protector de calor, ya que retiene la humedad y evita que el pelo se reseque al utilizar asiduamente planchas y secadores. También resulta útil para proteger el pelo en verano del cloro, la sal del mar y la exposición al sol por el mismo motivo y por su ligera acción fotoprotectora.

Hidratacion-extra-aceite-coco 3 (FILEminimizer)

OTROS USOS DEL ACEITE DE COCO:

Desmaquillante: los aceites son excelentes desmaquillantes ya que son los que mejor eliminan las impurezas grasas, como las de los componentes del maquillaje y el sebo. Se puede utilizar en todo el rostro, incluso los ojos, basta con masajear una pequeña cantidad de aceite de coco y eliminar los restos con un algodón para descubrir una piel completamente limpia.

Hidratante: el aceite de coco también es adecuado para hidratar la piel de la cara y la del cuerpo, aunque es preferible usarlo en pieles secas o deshidratadas que en pieles mixtas y grasas.

Tratamiento de problemas de la piel, tales como la dermatitis, psoriasis, eczema o acné, ya que tiene numerosas propiedades antibacterianas capaces de tratar estos problemas.

Acelerar el crecimiento de las pestañas: basta con aplicar cada noche un poco de aceite de coco en las pestañas para que crezcan más fuertes, sanas, gruesas y largas.

Ingrediente de cosmética natural: es excelente para hacer jabones caseros, ya que les aporta dureza y espuma, pero también se puede utilizar como base para cremas hidratantes, exfoliantes, mascarillas capilares, bálsamos labiales, etc.

MI EXPERIENCIA

Tengo el cabello fino y graso, sin cuerpo ni volumen, por lo que, a priori, utilizar aceites en el pelo suena a locura. Sin embargo, empezar a utilizar el aceite de coco semanalmente como tratamiento pre-lavado fue la mejor decisión que he tomado respecto a mejorar la salud de mi pelo. Antes solía tener las puntas abiertas cada poco, pero desde que empecé a utilizar este aceite hace ya más de un año, mis puntas están en perfectas condiciones, por lo que no necesito cortarme el pelo con tanta asiduidad. Mi cabello se ve brillante, en perfecto estado, bien hidratado, reparado y muy suave al tacto; además, no noto que engrase mi cabello ni me aporte peso tras usarlo de esta manera, aunque eso si, os recomiendo que le deis dos manos de champú al pelo para retirarlo correctamente.

Empecé utilizando el aceite de coco de la marca Marnys, pero viene en una botella con dosificador en formato pump, lo que a la larga resulta un incordio, porque cuando están en estado sólido tengo que meterlo debajo del grifo con agua hirviendo hasta que se ablanda. Desde el verano pasado empecé a utilizar el aceite puro de coco de la marca “Cococare”, a la venta en Iherb, ya que viene en un tarro y es mucho más fácil de aplicar. Por cierto, si os decidís por comprarlo en Iherb, recordad que mi código es el WWP324 y si lo usáis os descontarán 10 dolares si vuestra compra supera los 40 dolares, o 5 dolares si no los supera.

aceite de coco cococare iherb (FILEminimizer)

Y vosotr@s, ¿conocíais los beneficios del aceite de coco? ¿lo soléis utilizar? ¿como cuidáis vuestro cabello?

Un beso


¡Si te gusta mi blog sígueme en las redes sociales y no te pierdas nada!

Quizás también te interese……

Mi experiencia con Densilogy de Inneov

¿Qué es el “no poo”?

Club 100 Klorane: probando sus cuidados capilares